lunes, 23 de mayo de 2011

El cobre y el Mediterráneo (2)

La entrada anterior provocó un comentario sobre los Límites máximos de residuos (LMR). Ya los mencioné hace mucho tiempo. Pero se han actualizado recientemente. El uso del cobre es tradicional, eficiente y, también, un metal pesado que se acumula. Desde que el Hombre cultiva la tierra debe mantener un equilibrio entre la producción y la pérdida de cosecha debido a plagas y enfermedades. Ese compromiso debe mantenerse mientras queramos seguir sobre la faz de la tierra. Con el paso del tiempo se une una nueva perspectiva. El control de plagas y enfermedades se puede realizar con productos que son tóxicos para esos seres, pero hasta pasados muchos años (realmente a finales del siglo XIX) no se empezaron a relacionar las toxicidades y enfermedades de las personas con la acumulación de pesticidas.
En la actualidad estamos en un momento límite. Queremos producir, con la máxima calidad y el mínimo riesgo. Eso es justo y debe ser el esfuerzo de los técnicos. Pero nunca debe realizarse a costa de eliminar moléculas útiles, eficientes y que no tienen alternativa de uso.
Si somos estrictos podríamos llegar al punto de prohibir el oxígeno. Como todos sabemos el oxígeno es un gas muy tóxico, que provoca los radicales libres cuando colabora con la metabolización de la energía necesaria para la alimentación celular.
Espero que estemos de acuerdo en que la vida es una reacción termodinámica desequilibrada y que  la agricultura también lo es. Y no sólo desde la luz del sol y el agua.
Por ello no entiendo la velocidad en la eliminación de productos eficientes de los raquíticos listados de fitosanitarios ecológicos. Recordemos. Todo tiene efectos secundarios. Desde el oxígeno hasta la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario