lunes, 23 de mayo de 2011

El cobre y el Mediterráneo (2)

La entrada anterior provocó un comentario sobre los Límites máximos de residuos (LMR). Ya los mencioné hace mucho tiempo. Pero se han actualizado recientemente. El uso del cobre es tradicional, eficiente y, también, un metal pesado que se acumula. Desde que el Hombre cultiva la tierra debe mantener un equilibrio entre la producción y la pérdida de cosecha debido a plagas y enfermedades. Ese compromiso debe mantenerse mientras queramos seguir sobre la faz de la tierra. Con el paso del tiempo se une una nueva perspectiva. El control de plagas y enfermedades se puede realizar con productos que son tóxicos para esos seres, pero hasta pasados muchos años (realmente a finales del siglo XIX) no se empezaron a relacionar las toxicidades y enfermedades de las personas con la acumulación de pesticidas.
En la actualidad estamos en un momento límite. Queremos producir, con la máxima calidad y el mínimo riesgo. Eso es justo y debe ser el esfuerzo de los técnicos. Pero nunca debe realizarse a costa de eliminar moléculas útiles, eficientes y que no tienen alternativa de uso.
Si somos estrictos podríamos llegar al punto de prohibir el oxígeno. Como todos sabemos el oxígeno es un gas muy tóxico, que provoca los radicales libres cuando colabora con la metabolización de la energía necesaria para la alimentación celular.
Espero que estemos de acuerdo en que la vida es una reacción termodinámica desequilibrada y que  la agricultura también lo es. Y no sólo desde la luz del sol y el agua.
Por ello no entiendo la velocidad en la eliminación de productos eficientes de los raquíticos listados de fitosanitarios ecológicos. Recordemos. Todo tiene efectos secundarios. Desde el oxígeno hasta la vida.

jueves, 19 de mayo de 2011

El cobre y el Mediterráneo

Un artículo que muestra las diferencias entre quien pone las normas y quienes las "sufren". El cobre se utiliza desde hace más de un siglo en el cultivo de la vid porque controla bien diversos hongos. La normativa de la agricultura ecológica se ha dirigido, preferente, por los países consumidores (centroeuropeos) y poco han influido los países mediterráneos. En el norte el cobre es un metal pesado que es absorbido por las plantas y puede mostrar concentraciones preocupantes en las plantas. En el Mediterráneo, después de decenios de uso los contenidos en planta son nimios (o nulos). Pero la normativa obliga a una limitación (6 kg/año) y, en ese sentido, va este estudio. El ensayo se realiza sobre un viñedo italiano evaluando la concentración de cobre en 4 variedades. Los tratamientos son de 7,4 kg/ha (un 20% más de lo legalmente permitido). No encontraron fitotoxicidad en hoja y los residuos en baya y vino fueron inferiores a los LMR (límites máximos de residuos establecidos por la normativa europea para cualquier producto alimentario) Aunque observaron diferencias entre variedades (blancas-tintas o locales-internacionales). Los resultados demostraron que en condiciones mediterráneas, caracterizado por los suelos calcáreos y un clima seco, el uso de formulaciones de cobre en los viñedos según las directrices de la legislación europea no debería plantear ningún problema en lo que respecta a la salud humana.

Referencia
Provenzano,M.R.; El Bilali,H.; Simeone,V.; Baser,N.; Mondelli,D.; Cesari,G. (2010). Copper contents in grapes and wines from a Mediterranean organic vineyard. Food Chemistry. Vol 12. 4.  1338 -1343

sábado, 7 de mayo de 2011

Mantenimiento del suelo (II)

Con esas perspectivas ¿Qué sistema de mantenimiento del suelo debo elegir?. Como mencioné, las ventajas e inconvenientes de los diferentes métodos son grandes. Se debe contemplar cual es el mayor inconveniente que debo evitar?. Por ejemplo, una plantación en el fondo de un valle corre mayor riesgo de heladas que en una zona llana. ¿Es un inconveniente importante para obligarme a modificar el sistema de mantenimiento del suelo?.
En general debemos contemplar, en viticultura ecológica, la mayor diversidad biológica posible. El Dr. Altieri (ver apartado de publicaciones) propone en California la creación de corredores o pasillos llenos de plantas silvestres. Mientras el resto de la parcela se maneja con el sistema elegido. En España las técnicas más habituales son el laboreo del suelo tanto en la fila como en la calle. Es la técnica preferente. En los últimos años se incrementan las plantaciones con hierba natural en la calle y laboreo mecánico en la fila. Estos usos se incrementan los últimos años debido a que la producción de uva se rige más por la calidad que por la cantidad.
Un artículo interesante sobre este asunto es el publicado de Rico y Gonzálvez (2004) en el que se afronta la el manejo del suelo con cubierta vegetal en clima semiárido. Independientemente del resultado es interesante la búsqueda de nuevas técnicas o estrategias que optimicen las técnicas utilizadas hasta el momento.

Referencia
Rico, M. y Gonzalvez, V. (2004). Viñedos con cubierta vegetal en zonas semiáridas. La fertilidad de la tierra nº 15. 37-41 pp. En línea

miércoles, 4 de mayo de 2011

Mantenimiento del suelo (I)

En las publicaciones que están en esta bitácora se encuentran comentarios sobre las diferentes técnicas de mantenimiento del suelo. Así que hoy no habrá referencia.
El mantenimiento del suelo es la técnica por la que se controlan las hierbas y otros competidores de nuestras vides. Pero esta técnica es más. Sus implicaciones son muy profundas y atañen al agroecosistema de la plantación.En la bibliografía se mencionan diferencias entre el manejo de la fila ( línea de plantas) y la calle (espacio entre las filas por el que suele circular la maquinaria). En cualquier caso se pueden combinar diferentes técnicas en cada uno de los ámbitos. En resumen las técnicas son:
Acolchado: aporte de materia orgánica (p.ej. paja) o cubierta inerte (plástico) para evitar que las hierbas compitan con nuestra planta.
Laboreo: pases repetidos 3-5 veces al año que destruyen las hierbas competidoras antes de que formen semillas. Esta técnica es muy usado en terrenos secos y clima semiárido (como la mayoría del ámbito de la vid en clima mediterráneo). Como inconveniente favorece las heladas y esa labor evapora parte del contenido de agua del suelo.
Cubierta vegetal: Esta técnica deja crecer la hierba natural o siembra determinadas mezclas (gramíneas y leguminosas) para favorecer el aporte de materia orgánica y, sobre todo favorecer el establecimiento de predadores de plagas. Además de eliminar agua del perfil, ya que en zonas húmedas o regadío es un método interesante. Esta técnica puede ser temporal. La cubierta puede destruirse cuando compita con el crecimiento de nuestra plantación.
Estas características son un resumen breve de las características generales. En Viticultura ecológica las opciones más claras son laboreo o cubierta verde destruida en primavera en terrenos secos y cubierta verde en regadío o suelos húmedos. Por supuesto está prohibido el uso de herbicidas.