sábado, 23 de abril de 2011

Elección de variedades

Desde que inicié esta bitácora el año pasado, he mencionado en diversas ocasiones la importancia de las variedades tradicionales. Esta entrada tiene su origen en la nueva preocupación por la elección correcta de variedades productoras de calidad.
En el reciente Congreso Mundial sobre Cambio Climático y vino se menciona la evolución (y perdida) en calidad de los caldos y que, de las variedades actuales, es la Garnacha la que mejor se adaptará. La situación con otras variedades es más crítica. La solución se plantea cultivando las variedades en localizaciones más frescas (en altitud). Un resumen de los efectos del cambio climático se encuentra en este artículo de El País. Creo que el mercado dramatiza demasiado. Actualmente se tiene un gran control sobre la calidad de la uva mediante la gestión del viñedo. No dudo de los efectos a largo plazo del cambio climático, pero no me las creo.  ¿Por qué? pues por que según la teoría del caos el futuro es, básicamente, impredecible. No podemos adelantarnos al clima más de unos días. ¿Es creíble la predicción sobre que ocurrirá dentro de 50 años?. Esta situación me recuerda a las previsiones de hace un siglo.
Eso sí. esta es una buena estrategia de mercado. Se habla del vino, de la preocupación por la calidad...en un momento en el que el descenso del consumo en los mercados tradicionales (en España ronda los 17 litros/año) preocupa a los productores.
La información pública de estos eventos versa sobre el cambio climático y la huella de carbono. Apenas se menciona la viticultura ecológica, que puede ser una alternativa interesante tanto por el aporte de sus técnicas, como por la calidad.
De los ataques a la producción ecológica ( algunos ciertos, muchos falsos) hablaré otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario