domingo, 20 de marzo de 2011

Fitoalexinas (II): la defensa de la salud

La consecuencia del estudio sobre fitoalexinas lleva al descubrimiento de una molécula antioxidante, antitumoral, limitante de la obesidad y un montón de bondades. El resveratrol. Esta molécula se encuentra en el hollejo de la uva y pasa al vino en la fermentación. Sus propiedades sorprendieron a los médicos hace unos años al comprobar la paradoja francesa. En ella se observó que, aunque la alimentación entre franceses y estadounidenses era similar, los niveles de enfermedades de corazón eran menores en Francia, achacándolo al efecto del vino y del aceite de oliva.
Durante los últimos años han aparecido productos de resveratrol a base de concentrados. En Rioja se lleva un plan para aumentar el contenido de esa molécula en las uvas. Básicamente a través de someter a la planta a deshojados fuertes y aplicación de algunos productos.
En viticultura ecológica se pueden conseguir niveles altos de resveratrol con el manejo de campo. Además hay un aspecto no desarrollado en la situación de crisis actual, que es el aprovechamiento de los residuos del vino para extraer diversas moléculas. Cabe recordar que son productos sin residuos.
Un trabajo reciente de Li et al (2011) sobre el análisis de contenido de diversas moléculas de compuestos fenólicos en zonas de China diferenciándose claramente el contenido de fenoles en función del suelo y clima (terroir). Estudian la misma variedad (Cabernet Sauvignon) y demuestran como afecta el medio ambiente a la formación de fenoles. Algo que se conoce, pero que no era un aspecto importante hasta hace pocos años.
Una reflexión sobre los productos es que ninguno es milagroso. Nada con exceso. Nada es perfecto. La suspensión de un ensayo con resveratrol es un ejemplo.

Referencia
Zheng L., Qiuhong P., Zanmin J., Lin M., Changqing D. (2011). Comparison on phenolic compounds in Vitis vinifera cv. Cabernet Sauvignon wines from five wine-growing regions in China. Food Chemistry, 125 77-83

domingo, 13 de marzo de 2011

Fitoalexinas (I). La defensa de las plantas

Fueron mencionadas en alguna otra entrada. Pero por su importancia les dedico esta primera entrada.
Las fitoalexinas son productos que generan muchos vegetales, entre ellos la vid (esos productos se llaman metabolitos secundarios). Se producen cuando se hay una infección, una agresión, quemaduras, etc. En las plantas es el equivalente a nuestro sistema inmunitario.
Hace años se utilizaba una técnica que consistía en aplicar a las plantas chorros de arcilla, arena o cenizas a dosis diluidas. La resistencia posterior de las plantas frente a los ataques y daños de hongos se notaba las siguientes semanas. Creo que es dificil conjugar la dosis adecuada para no causar daños excesivos y obtener los efectos adecuados. No conozco a nadie que la siga utilizando pero los que practican viticultura biodinámica aún utilizan, en parte con la misma intención, los extractos de Equisetum arvense, y Urtica dioica  por el alto contenido de sílice.
Forzar la producción de fitoalexinas es consecuencia del manejo (cualquier estrés, deshojado, aclareo, riego deficitario...), promueve la aparición de esas moléculas. Pero hay que tener en cuenta varias cosas:
La producción de fitoalexinas de la planta no es suficiente para el control de cualquier enfermedad.
No se pueden aplicar externamente, porque son moléculas que se degradan con la luz y se oxidan facilmente.
Se forman principalmente en el momento del ataque de hongos, virus o microbios.

Enlazo un artículo básico sobre las fitoalezinas y sus potencialidades. Muy interesante.
Referencia

Garcia,R. y Perez, R. (2003), Fitoalexinas: Mecanismo de defensa de las plantas. Revista Chapingo. vol 9, nº1. Mexico. http://redalyc.uaemex.mx/pdf/629/62990101.pdf

miércoles, 9 de marzo de 2011

¡Son los terpenos, imbecil!!

Sin ánimo de ofender, pero me moría de ganas de parafrasear a Bill Clinton con su mítica frase. Además llama la atención sobre la entrada ya que cierra unciclo e inicia otro.
En fin, pues esta es la razón del uso de los aceites esenciales para el control de enfermedades en viticultura ecológica. Los terpenos son moléculas muy abundantes en los vegetales. Forman parte de ese grupo: la clorofila, los carotenoides (color naranja de la zanahoria), la resina de los pinos y forman alguna de las hormonas más importantes en las plantas, como el ácido abcísico. Son grupos  de moléculas muy variadas y cumplen con diversas funciones, entre otras, establecen un control al desarrollo bacteriano y fúngico. Un ejemplo extremo son las piretrinas (estas se obtienen de flor de un crisantemo y se utilizan como insecticida en viticultura ecológica).
Cuando se aplican aceites esenciales tenemos un problema. Dependemos del clima, las boquillas, la presión de trabajo, en definitiva, del método de aplicación. Por otro lado, dependemos de la luz. Ya que estas moléculas se fotodegradan con facilidad. Es decir, se destruyen rápidamente cuando les da la luz directa. Y estoy hablando de períodos de minutos-horas. Incluso si añadimos al caldo un fotoprotector.
Por eso hay tantas diferencias, y resultados erráticos en los artículos que ensayan aceites esenciales. Son moléculas eficientes, pero inestables, cuando se exponen al aire y la luz.
Otro asunto serán las fitoalexinas (otros terpenos) de las que hablaré otro día.

lunes, 7 de marzo de 2011

Más sobre el control de enfermedades

Esta entrada viene motivada por la búsqueda en publicaciones científicas del efecto de los aceites sobre el contro de enfermedades. Estos productos no están admitidos, aún, en la legislación de viticultura ecológica, pero Angeli et al (2006) prueban un producto bactericida, fungicida y muchas cosas más (referencia de los que vende el producto) como es el aceite esencial de árbol del Té (Melaleuca alternifolia) aplicado a  la vid en invernadero. Los ensayos tuvieron lugar en invernadero para controlar esa enfermedad comparando el efecto del extracto (0,25%) comparado con un fungicida a base de enzimas (KBV), hongos antagonistas de  hongos (Ampelomyces quisqualis) y agua electrolizada (qué parece muy esotérico) contra oídio (Uncinula necator) sobre la variedad Pinot Gris. Los resultados mostraron que algunas de las levaduras y las bacterias probadas fueron efectivas en el control de oídio, siendo capaz de reducir significativamente los síntomas. Entre los productos naturales, sólo el fungicida a base de enzimas, cuando se rocía tres o siete días después de la inoculación oidio, mostró una buena eficacia. Hayq ue considerar que estos productos han sido aplicado en condicione scontroladas. En campo los resutados cambiarán debido a la falta de control de las condiciones del medio. Y, además, mencionan en el artículo que los mejores resultados se obtuvieron usando un agente humectante experimentales (X22) comparadocon los humectantes actuales. Parece sugerir una interesante vía de investigación. Los humectantes hacen que la gota de agua que moja las hojas sea más pequeña, lo que aumenta la superficie de contacto del producto. Parece que es más importante la superficie mojada que el producto utilizado. Es una interesante línea de publicaciones que se han realizado los últimos años y de la que hablaré.

Referencia
Angeli, D.; Ferrari, A.; Elad, Y.; Pertot, I. 2006. Evaluation of new control agents against grapevine powdery mildew under greenhouse conditions. Bulletin OILB/SROP 2006 Vol. 29 No. 11 pp. 83-87. Working Group on "Integrated Protection in Viticulture", Proceedings of a Meeting at Boario Terme (Italy), 20-22 October 2005.

sábado, 5 de marzo de 2011

Control de Mildiu

Un ensayo que me ha llamado la atención.
El uso del extracto de Salvia officinalis para controlar el desarrollo del mildiu en invernadero y en campo. El ensayo muestra un buen control del extracto sobre las enfermedades que se producen cuando infectaron las plantas artificialmente. Pero con lluvias de pequeña intensidad (10 mm) reducen la eficiencia del extracto. No conozco las características del extracto. Si es hidroalcohólico, aceite esencial o extracto acuoso. Realmente el comportamiento puede ser muy diferente. Y, por lo que leo, no creo que sea importante la procedencia del extracto. Puede ser más importante que sea aceite o extracto acuoso. Este se lava con agua. El aceite esencial, aplicado con mojante, no se elimina con tanta facilidad. Así que propongo usar aceite vegetal (semillas, oliva...) para experimentar sobre el control de enfermedades.
Volviendo al trabajo de Dagostin et al. (2010) sus resultados de campo obtuvieron una reducción del 94% en la incidencia de la enfermedad siendo equivalente al control con cobre. Pero, al año siguiente, el resultado fue peor debido, mencionan, a las lluvias persistentes (eficacia inferior al 30%).
Insisto. Sería interesante comprobar que es más eficiente, el origen del extracto (la planta del que se obtiene) o el efecto del aceite.

Referencia
Dagostin, S.; Formolo, T.; Giovannini, O.; Pertot, I.; Schmitt, A. (2010). Salvia officinalis extract can protect grapevine against Plasmopara viticola. Plant Disease  Vol. 94 No. 5 pp. 575-580