domingo, 12 de diciembre de 2010

Control de la polilla del racimo con feromonas (1)

El título de la entrada parece un conjunto de términos esotéricos. Pero no. La polilla del racimo (Lobesia botrana Den & Schiff.) es un lepidóptero (un insecto que tiene la fase adulta como mariposa) que causa mucho daño en los viñedos. Tras el vuelo de la mariposa realiza la puesta entre los brotes en crecimiento. Las larvas comen las bayas causando daños en los racimos y favoreciendo el ataque de hongos oportunistas, estos aprovecha los daños para infectar las bayas enfermas y las cercanas. Este proceso se repite 3 veces a lo largo del ciclo vegetativo. Son 3 generaciones que si no se controlan suponen un daño inmenso que puede llegar a afectar al 90% de los racimos.
El control debe realizarse sobre todo en la primera y segunda generación. Ya que la tercera tiene como limitante la proximidad de la vendimia y la ausencia de eficacia de los tratamientos. Esta plaga era casi desconocida hace 20 años enmuchas zonas, por ejemplo, en el Somontano Oscense. Las nuevas plantaciones, la densidad de plantación, la calidad de uva exigida, el aumento del control y el conocimiento del ciclo vegetativo ha obligado a controlar esta plaga.
El método más utilizado en la actualidad es la confusión sexual mediante feromonas. Las feromonas son el olor sexual con el que la hembra atrae al macho. Hay que pensar que es imposible que una pareja de mariposas se localicen en un mar de hojas, sarmientos y racimos. Salvo por el olor. Así que el hombre ha sintetizado esa molecula y la lucha consiste en colocarla  en 200-400 posiciones por hectárea. Así son muy pocas las parejas progenitoras y se reducen los daños. Este método es más eficaz si se aplica en superficies uniformes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario