jueves, 8 de julio de 2010

Lo prohibido y la salud

En una visita a la bodega de Can Ràfols (en conversión a VE) dentro de las jornadas de "Els paisatges del vi" surgió el comentario sobre la eliminación del Permanganato potásico de la lista de productos permitidos en Agricultura Ecológica. El permanganato, según se comentó, permite crear explosivos. No sé si esa es la razón última. Puede que sí. Pero todos los abonos nitrogenados pueden aplicarse para esa función. Lo cierto es que su uso requiere ciertas precauciones porque es muy oxidante y, ciertamente, se propuso la eliminación hace unos años.
Pero, como consecuencia del comentario me pareció interesante incluir un detalle de la política sobre reducción de moléculas tóxicas de uso agrícola.
Desde 1990 la Unión Europea se plantea admitir únicamente las moléculas eficaces para el control de plagas y que no sean tóxicas para personas o medio ambiente. El proceso fue lento, pero se aceleró (o culminó) cuando en Enero de 2010 se limita el uso de un gran número de moléculas que se usaron años atrás. Por dar un dato, pueden utilizarse actualmente el 26% de las utilizadas en 1993. Y la tendencia es a llegar a la sostenibilidad en 2014. Esto es, veremos problemas para gestionar fincas porque no habrá alternativa a los productos utilizados actualmente.
El factor definitivo que aceleró este proceso fue el estudio Detox que realizó WWF/Adena realizado sobre los ministros de medio ambiente europeos (Cristina Narbona, en España).
Para tener una idea de lo que comemos se pueden consultar varios trabajos como el de la Agencia de Salut Pública de Barcelona . Estos estudios nos dan cierta confianza de que lo que comemos está siendo inspeccionado y controlado. De ahí la importancia de la trazabilidad.
La noticia fue muy difundida  y creo que aceleró la eliminación de determinadas sustancias llegando a la situación actual que, por otra parte, afectará más a los agricultores convencionales que a los ecológicos, como cabe pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario