martes, 27 de julio de 2010

Mitos de la Agricultura Ecológica

He trabajado en Agricultura Ecológica desde finales de la década de los 70. He estudiado, he sido agricultor, he experimentado y hace unos 8 años me alejé de ella porque tenía otras prioridades. Hace 2 años volví a leer, a estudiar, escribi un capítulo de un libro sobre viticultura ecológica... y, después de este proceso me encuentro que muchas de las creencias que leí hace 30 años siguen reproduciéndose en publicaciones actuales.
De hecho, el motivo de esta bitácora es mostrar los estudios que han sido publicados en revistas de prestigio, porque me asusta leer comentarios sobre la bondad de los extractos de plantas para el control de plagas, si no hay un diseño experimental detrás. Me alucina el precio que alcanzan los productos fitosanitarios sólo porque pueden ser utilizados en Viticultura Ecológica (VE). Me escandaliza ver a agricultores tratar con aceite de Neem (Azadirachta indica) sin protección creyendo que es inócuo porque se puede utilizar el VE (sabed que es espermicida entre otros efectos).
No comprendo como se puede practicar la VE en un entorno de magia, con tratamientos esotéricos, o pensar que las plantas son personas. No lo entiendo. Tampoco entiendo las encuestas que dicen que el consumidor está dispuesto a pagar entre un 10-25% más por un `producto ecológico. No es cierto, y si lo es, no durará mucho tiempo.
En fin que, aunque avanza hacia una estructura más científica, la VE sigue arrastrando una serie de mitos que cuestan mucho dinero a los productores y son de dudosa ayuda para un correcto manejo de la plantación.
Entiendo que es un problema de definición de objetivos. Pero eso es otra entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario