martes, 8 de junio de 2010

¿Variedades tradicionales o internacionales?

Cuando un viticultor se plantea la elección varietal suele plantearse 2 opciones: O plantar una variedad comercial reconocida (Cabernet, Merlot, etc) o una variedad tradicional de su territorio. Las dos opciones tienen sus ventajas e inconvenientes.
La tendencia de un viticultor ecológico es a buscar preferentemente lo local. Pero el gran inconveniente de estas variedades es la falta de información e investigación.
Dejando de lado que la variedad elegida debe ser adecuada a las características de la parcela; un criterio interesante sería aplicar el de la larga cola (Chris Anderson) o distribución de Pareto. Podemos dedicar la mayor superficie de plantación a variedades comercialmente conocidas y destinar un porcentaje pequeño a complementar la producción con una variedad tradicional.
Soy partidario de la recuperación de variedades tradicionales y de su promoción. A este respecto los diferentes Bancos de Germoplasma de las CCAA han realizado una labor encomiable. Las diferentes Denominaciones de Origen (DO) mantiene algunas variedades tradicionales. Aunque las nuevas introducciones suelen ser variedades internacionales. Salvo excepciones como La Rioja o los estudios sobre la variedad autóctona Vidadillo para la DO Cariñena. Hay un proyecto interesante sobre recuperación de variedades minoritarias en Lleida que puedes leer en Acenologia y que comentaré en otro momento.
Se observa, por tanto, una tendencia hacia la recuperación de esas variedades que pueden incrementar la plantación de esas variedades en fincas de Viticultura Ecológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario